El único sitio donde el éxito llega antes que el trabajo es en el diccionario (Donald Kendall, fundador de Pepsi)

martes, 29 de marzo de 2011

Día 2: Cascata delle Marmore y Siena

Toque de queda a las 07:00h, ya suenan los despertadores en nuestra habitación de ocho. Después de haber dormido sólo un par de horas, las ojeras y legañas andaban por doquier. Nos vestimos corriendo, recogemos las maletas y de nuevo nos montamos en el pullman. Siguiente destino: Cascata delle Marmore. 
Es la cascada hecha por el hombre más alta del mundo (con una altura total de 165m), situada vecina a Terni (Umbría). Durante la mayor parte del día cae un caudal ecológico bastante pequeño; pero cuando abren las compuertas, éste se multiplica hasta alcanzar los 18.000 l/s. El paisaje es único, con un verde frondoso y unas formaciones de travertino espectaculares. 

Despúes de comer en este parador natural, fuimos transladados a Siena (Toscana), ciudad histórica que ejerce una atracción especial sobre los amantes del arte. Como venía siendo habitual, nos dirigimos al punto de encuentro con la ESN Siena para que nos enseñaran la ciudad.
La magestuosa Piazza del Campo en el centro de la ciudad, es una plaza del siglo XII con forma de abanico en cuyo centro se halla la Fonte Gaia, una fuente de marmol obra de Jacopo della Quercia. El edificio más destacado de la plaza es el Palazzo Pubblico que aún hoy es la sede del ayuntamiento sienés. Su impresionante campanario se conoce como Torre del Mangia y es el segundo más alto de Italia, con sus 102 metros de altura. Il Duomo de Siena a mi juicio, es de los más bellos que he visto en  toda Italia. Concepción gótica al más puro estilo, con unos grabados y decoración única en su interior. Sin duda alguna, ha sido el que más me ha sorprendido y sobrecogido en su interior, tanto por sus grabados como por sus mosaicos.
Por la noche jugamos a una gincana organizada por ESN, llamada Wine Tour (Tour del vino). Con nuestros homólogos de Pisa y Firenze (Florencia), dividiéndonos en equipos de 15 personas y con la ayuda de un mapa de la ciudad, teníamos que encontrar una secuencia de lugares antes que el resto. Para dar por válido el paso por un lugar, cada equipo tenía que beberse 5 botellas de vino por estación. La gente después de 6 estaciones acabó bastante perjudicada. Es más, después del wine tour, teníamos reservada una sala de fiestas con barra libre, ¡para qué más!
El segundo día fué muy completo culturalmente; pero la noche fué legendaria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada